Vivo en una ciudad relativamente pequeña, Mérida. Somos menos de 60000 habitantes y en ciudades así todo el mundo se conoce sino directamente sí a través de 2 o 3 conocidos…

No es mi situación porque tengo la suerte de tener de momento un trabajo estable y digno. Pero me encuentro que hay muchísimas injusticias en los trabajos de amigos y vecinos.

Injusticias como horas extra sin cobrar, pagos de nómina con mucho retraso, contratos de trabajo con muchas menos horas de las que realmente trabajan, pagos en efectivo para evitar la seguridad social, contratos temporales enlazados cambiando en el contrato el nombre de empresas para no acumular antigüedad, empresas que dan sólo 15 días de vacaciones al año y los otros 15 ni los disfrutas ni te los pagan…

Me indigna mucho cuando me las cuentan, pero realmente ellos están indefensos. Si no aceptan las condiciones, los echan sin ningún escrúpulo y ya cogerán a otro. Tienen que tragar porque necesitan comer y mantener una familia, tienen que estar buscando siempre qué trabajo va a ser menos malo y cambiar de uno a otro.

Y el problema es que no pueden denunciar. Muchos de ellos son personas con baja formación, de tal forma que es muy difícil que encuentren trabajo por su currículum o su experiencia. Trabajan de lo que les salga. Y digo que no pueden denunciar porque si denuncian teniendo contrato los van a echar en cuanto se acabe el tiempo que pone el contrato. Y en estas ciudades pequeñas donde los jefes se conocen unos a otros puede pasar que si denuncias cuando te echen de uno de ellos no seas capaz de encontrar trabajo en ningún otro porque eres un problema para los jefes.

Por tanto si uno mismo tiene difícil denunciar, pensé en denunciar por ellos. Y resulta que se puede, actualmente hay leyes para denunciar sin pertenecer a la empresa o sin tener relación con ellos, simplemente porque vivas al lado y sepas que están haciendo algo irregular. Pero resulta que para ello te piden una denuncia en comisaría y rellenar una serie de papeles donde consten todos tus datos. Y al final estás en las mismas porque se va a saber quien ha denunciado y por tanto cual es el trabajador que es molesto y que no va a volver a tener otro trabajo.

Necesitamos un sistema que proteja al denunciante, ya no sólo en temas laborales sino en temas de violencia machista, en temas de fraude fiscal, en temas de concesiones a dedo de los ayuntamientos… Un sistema que proteja la identidad del denunciante y que asegure que una denuncia para mejorar nuestro sistema no acarree problemas a su persona o sus allegados.

No soy ningún experto en la materia ni puedo proponer una medida con memoria económica y jurídica, pero creo que es algo totalmente necesario si queremos que se respeten los derechos y libertades de los ciudadanos, de amigos y familiares.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This