Trabajaba en hostelería en un bar-restaurante de Benicarló, y de repente sin venir a cuento, recojo como cada noche, y antes de salir me dicen que ya no vuelva porque “no hay faena, ha bajado mucho” ¿y que esperas un día que llueve a cántaros?

No he faltado a mi puesto de trabajo, he acudido hasta enferma porque tengo una familia que mantener, y así es como me lo agradecen.

Este mes de Noviembre no se que vamos a comer porque en el inem no tengo cita hasta el 29, por mucho que me acepten la ayuda no la cobraré hasta Diciembre, y tengo un niño de 8 años y otro de 21 meses. Muchísimas gracias, de verdad, por joderme después de ayudar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This