Los gerentes y propietarios de Oceanocan Prevención son unas conocidas y aparentemente respetables personalidades en las Islas Canarias. Residen en Gran Canaria, aunque concretamente en el caso de la empresa Oceanocan de prevención de riesgos laborales, tienen oficinas tanto en Gran Canaria como en Tenerife y cubren sus servicios en todas las islas.

Mi historia en Oceanocan Prevención

Me pasó el contacto del gerente un colega porque querían mejorar su posicionamiento en buscadores en la web que acababan de lanzar recientemente por la que por cierto les pegaron una buena sajada. 4000€ por un WordPress que se hace en unos ratos.

El caso es que el grifo se debió cerrar ahí o tuve mala suerte, porque a mí me estuvieron regateando los 300€ miserables que les estaba pidiendo por mi trabajo. Se acordaron 2 meses de trabajo inicial para a tono aquello.

Comenzaron los trabajos y a pesar de solicitar el dinero por adelantado y emitir la factura correspondiente, el dinero no fue abonado por adelantado. De hecho no fue abonado nunca.

Gran error por mi parte el comenzar a trabajar sin haber cobrado. Nunca se debe hacer debido a la gran cantidad de ladrones y desalmados que hay sueltos por ahí. Pero de todo se aprende, por aquel entonces era un autónomo novato.

Todo el trabajo fue debidamente documentado escrupulosamente y revisado por el cliente en reuniones presenciales. Cuando comenzó el segundo mes de trabajo surgió un problema con la web por causa una incompatibilidad con algún componente que agregué en la web, cosa absolutamente común en el mundillo.

El caso es que necesitaba acceder al hosting y para ello tuve que reportar el problema. Me acusaron de haber hecho cambios y que en consecuencia los desarrolladores tuvieron que emplear no se cuánto tiempo en recuperar la web.

Todo mentira y absurdo para cualquiera que sepa un poco de hacer webs o usar WordPress.

Lo que pasó después entre Oceanocan y yo

Después de eso se interrumpió la comunicación. Ya no me contestaban y evidentemente estas ratas no tenían pensado pagarme lo que me debían, así que busqué un servicio de cobro de morosos.

Concretamente di con Segestión. Que no es por hacerles publicidad, pero cuentan con un servicio que por un porcentaje del total siguen un proceso de intimidación al deudor que me pareció muy interesante.

Pagué aproximadamente 40€ y comenzaron por informar formalmente a Oceanocan y les agregaron al fichero de morosos de ASNEF.

Tras mucho tiempo de procedimientos y haber agotados todas las vías salvo la judicial decidí detenerme, pero mereció la pena la inversión sólo por tener precupada un poco a esa gente. Aunque seguramente este tipo de personas no sufren por esas cosas.

Otras referencias de Oceanocan

El colega que por aquel entnces me pasó el cliente también trabajó para otro de los socios del mismo grupo de empresas. Otro ladrón que le dejó a deber un buen pastel por valor de unos 2000€ según me dijo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This