Hola

Me apetecía compartir por aquí lo que me ha ocurrido esta semana con mi gato. Vivo en un pueblo a escasos minutos de la ciudad, en una casa con un gran patio que tiene jardín, árboles, piscina, etc. Es por ello que mi gato disfruta de ese entorno con la posibilidad de indagar y curiosear por los tejados limítrofes. Todos y todas sabemos cómo son los gatos.

Pues bien, la noche del domingo comencé a echar de menos a mi gato ya que, pese a sus vueltas rutinarias por los tejados y calles del barrio, cada día vuelve a casa. Pasados dos días decido buscarlo por las calles donde él suele pasear y sus alrededores sin obtener respuesta alguna. Al día siguiente pongo un anuncio sobre su desaparición con una foto identificativa en un grupo de facebook de mi pueblo con la finalidad de poder recabar algún tipo de noticia. Pero es al día siguiente cuando una amiga mía me llama por teléfono avisándome de que había visto una ficha descriptiva de mi gato para que la gente lo adoptase en una página de facebook. Podéis imaginar mi exaltación al ver a mi gato fotografiado, con otro nombre y ofreciéndolo para que pudiera ser acogido.

Esta página de facebook se trataba de una asociación sin ánimo de lucro dedicada a la ayuda, el rescate y la recuperación de felinos en situaciones desfavorecidas, extremas o abandonados a los que posteriormente buscan un hogar. He de decir que mi gato no presentaba ninguna de esas características a las que se refieren en la descripción de su página. Mi gato está limpio, bien nutrido, castrado y es muy cariñoso y sociable, por lo que considero datos más que suficientes para intuir que no se trata de un animal abandonado. Es entonces cuando quiero pensar que con su buena fé e intención me habían arrebatado a mi gato sin ningún permiso y sacado de su entorno sin miramiento alguno. Inmediatamente me puse en contacto con esta asociación y me informaron de que le habían desparasitado, realizado una serie de tests, puesto un chip y que además todos estos gastos debía pagarlos yo. ¿A cuento de que ahora he de pagar yo todo eso que han realizado sin mi consentimiento? Ellos han decidido realizar eso por su cuenta sin saber los cuidados que ya tenía previamente el animal pudiendo afectar negativamente a su salud.

Con todas estas cuestiones sin resolver y con algo de desconcierto por lo sucedido acudo al veterinario de la ciudad donde han decidido realizar dichas intervenciones. Al llegar y preguntar por mi gato lo primero que me dicen son los gastos que he de pagar, unos 57€. Evidentemente no estaba de acuerdo y quise exponer mi descontento con la mala praxis que habían realizado tanto la asociación como el veterinario asociado a la misma. Lo primero porque cogen a un gato sin permiso de nadie que, bajo su criterio, consideran abandonado sin constatar con los vecinos del barrio donde lo ven si es de alguien. Lo segundo porque en lugar de llevarlo a los veterinarios del pueblo de donde es el gato con la finalidad de comprobar si lo conocen, lo llevan a la ciudad donde evidentemente nadie podrá reconocerlo. Y tercero, en lugar de anunciar por redes sociales la búsqueda del dueño de ese gato y dar un margen de tiempo para que pueda aparecer, deciden tenerlo tres días en casa de un particular sin avisar a nadie, realizan las intervenciones que consideran oportunas y por último lo anuncian en las redes para que pueda ser adoptado o acogido. ¿De verdad creen que así ayudan a los animales?

Tras varios minutos de explicaciones, preguntas y respuestas me dicen que mi gato debería llevar un chip identificativo obligatorio por ley desde 2014. Mi veterinario en ningún momento nos había comentado nada de eso, por lo que nosotros no nos sentíamos en la obligación de ponerle ese chip. Para entrar dentro de la legalidad y proteger a mi animal es en lo único que puedo estar de acuerdo y por lo tanto, en lo que me veo en la obligación de pagar. Evidentemente el resto de intervenciones están fuera de mi consentimiento, no son objeto de ley y han sido realizadas sin razón alguna por lo que estoy totalmente exenta de pago. Una vez llegados a un acuerdo consigo recuperar a mi gato en buenas condiciones, no lo dudaba.

Si he decidido exponer este relato es porque aunque esta asociación y este veterinario consideraban que estaban haciéndole algún tipo de bien a mi gato ha reinado la mala praxis en todas y cada una de sus intervenciones. Deberían analizar y reflexionar sobre el procedimiento que llevan a cabo porque si de verdad quieren rescatar a felinos en malas condiciones con el fin de darles un hogar, primero deben fijarse en las características del gato que indicaran fácilmente si es objeto de su incumbencia y si bajo su criterio así fuera, por ley deben dar un margen de tiempo por si su dueño apareciese cosa que en este caso han incumplido.

Se trata de animales y no de juguetes.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This